La trayectoria de Braulio en Osasuna

La figura del director deportivo es sin duda una de las más importantes en un club de fútbol profesional, y tan pronto levanta pasiones como es el centro de todas las críticas.

Esta situación en Osasuna no iba a ser menos, y Braulio Vázquez vive entre ser señalado por unos, o ser halagado por otros. Desde su llegada hay una vertiente crítica hacía su número total de fichajes que, teóricamente, cierran el paso a los canteranos. Por contra son muchos los que disfrutan con sus incorporaciones y celebran cada uno de sus movimientos de mercado. Como casi todo en la vida, no todo es blanco o negro, existiendo multitud de grises. Es por eso que vamos a tratar de analizar su trayectoria desde que llegara a Osasuna en 2017.

El conjunto navarro venía de firmar una de las peores campañas de su historia, con sólo 22 puntos que le valieron el descenso a Segunda con varias jornadas de antelación. Y con 94 goles encajados, una cifra que parece sacada del fútbol amateur. A esto había que añadir la salida de Sergio León, maximo goleador y jugador más destacado, tras el pago de su cláusula reducida, que Kodro tenía una oferta y también se marchaba, y que Berenguer forzaba su adiós para acabar fichando por el Torino. Sumando la salida de cedidos y jugadores que acababan contrato, lo que dejaba los siguientes nombres para empezar a componer la plantilla:

Nauzet, Oier, Clerc, David García, Unai García, Roberto Torres, Fuentes, De las Cuevas, Causic, Fausto, Jaime, Buñuel, Fran Mérida, Miguel Flaño (lesionado de gravedad), Tano (lesionado de gravedad), Otegui, Olavide, Imanol García, Javier Flaño y los jugadores del filial Miguel Díaz, Barja, y Perea.

Braulio tenía poco tiempo para confeccionar su proyecto y muchas vacantes en la plantilla, aunque también es cierto que la ayuda del descenso le permitía tener un potencial económico importante en Segunda. El gallego se movió rápido, y comenzó a contratar jugadores que conocían la categoría y que habían rendido bien el año anterior. A la vez que rescindía a jugadores como Nauzet, Fuentes o Causic, y traspasaba a Jaime ya que ninguno de ellos contaba y sus contratos no eran óptimos tras el descenso. Osasuna no tenía delanteros ni porteros, y su primer fichaje fue David Rodríguez. Completó la plantilla con Sergio Herrera, Aridane, Lucas Torró, Quique González, Mateo García, Xisco, Sebas Coris, Manu Herrera, Lillo y Arzura. Salvo el argentino, todos conocían la categoría. Por tanto, tras recibir un equipo con un rendimiento muy pobre, del que se iban algunos de los jugadores más destacados y con posiciones clave vacías, aprovecha el potencial económico, se mueve rápido y demuestra conocer la categoría formando un bloque competitivo. Diego Martínez fue el elegido para el banquillo, y su inicio de temporada fue realmente bueno. En invierno se sumaron Borja Lasso y Róber Ibáñez, mostrando Braulio que le gusta utilizar cada ventana de mercado para tratar de potenciar la plantilla, aprovechar oportunidades o, como dice él, adelantar trabajo para el verano. El equipo se volvió más irregular, y para las jornadas finales perdió a los dos jugadores que no tenían un sustituto a su altura: Clerc y Sergio Herrera. Eso fue definitivo, y finalmente Osasuna se quedó a un punto del playoff de ascenso.

Todo esto dio pie al debate comentado al inicio del artículo, donde unos decían que se había fracasado, y otros veían que se estuvo muy cerca de algo que es tremendamente complicado. Muchos fichajes, alta inversión y otro año en Segunda, frente a plantilla para años, sueldos que compensaban los traspasos y equipo competitivo para volver a intentarlo. El mercado no lo puso fácil en 2018, ya que Lucas Torró y Quique González salieron tras el pago de sus cláusulas, dejando 2M€ de beneficio respecto a sus costes, y Sergio Herrera necesitaba sustituto al estar lesionado de gravedad. Osasuna ficha sólo a seis jugadores, teniendo en cuenta que tres ya eran obligados y que los cedidos se habían marchado. Uno de ellos es Rubén García, que llega gratis, firma para tres temporadas y se convierte en uno de los mejores jugadores de la categoría. Arrasate es el elegido para capitanear el barco y se gana a todo el osasunismo. En cuanto el proyecto coge velocidad de crucero ya no para hasta llevarse el campeonato. Ni la alegría del ascenso, ni el rendimiento positivo de todos los fichajes, ni que se hubieran incorporado menos jugadores siendo algunos obligados consiguieron la unanimidad alrededor de Braulio, ya que algunos seguían teniendo sus reservas.

En 2019, con la vuelta a Primera División Osasuna está obligado a reforzarse. Primero por el salto de categoría, segundo por la marcha de Clerc que deja el lateral izquierdo huérfano, y tercero por las lesiones de larga duración de Unai García y Barja. Los navarros fichan a siete jugadores, y logran mantener definitivamente a Rubén García y Róber Ibáñez. Pero nombres nuevos son siete, teniendo en cuenta que tres eran obligados y que para pelear en Primera había que reforzarse. Pues bien, de nuevo sigue habiendo debate. Uno de esos fichajes es el argentino Chimy Ávila, que cuesta 2,7M€ y en tres meses ya vale diez veces más.

Por tanto, tras recibir una plantilla corta, con algunos jugadores no competitivos y tremendas lagunas en determinadas posiciones se logra hacer un bloque competitivo. Un año después se redondea el proyecto y se consigue ascender siendo el mejor equipo del campeonato. Y en Primera se completa todavía más la plantilla y se salvan a falta de cinco partidos por jugar. Incorporaciones como las de Rubén García o Chimy Ávila son un auténtico ‘robo’, a los que habría que añadir a Brasanac, Aridane o Nacho Vidal que tienen un valor de mercado mucho mayor de lo que costaron. En el otro lado de la balanza hay jugadores que no ofrecieron el rendimiento esperado, algunos en los que se invirtió un dinero que no se ha amortizado y que después no contaron para el club.

Lógicamente Braulio no ha acertado en todos sus fichajes, como ningún director deportivo, pero en general se ha movido realmente bien en el mercado. Como resultado Osasuna está en Primera y tiene una plantilla de mucho más potencial que la que recibió. Está claro que le gusta fichar, que utiliza todas las ventanas de mercado para hacerlo, pero que colecciona lesiones graves que le han obligado a hacerlo. Así como marcha de jugadores en contra de la voluntad del club que obligaron a sustituirlos. Si Lucas Torró, Quique González, Clerc y Estupiñán no se hubieran ido, seguramente se habría fichado a cuatro jugadores menos. Si Sergio Herrera, Unai García, Barja y Chimy Ávila no se rompen el cruzado, tampoco se hubieran realizado algunos fichajes. El resultado de restar las compras a las ventas ofrece un balance negativo, pero es una cifra engañosa ya que se han rechazado traspasos que hubieran cambiado ese dato. Además el objetivo de la dirección deportiva es hacer la mejor plantilla posible, no obtener el mayor beneficio. Por tanto a veces mantener un activo, tiene mucho más valor que venderlo, por muy bien que luego salgas en la foto.

Después de tantos años es imposible poner de acuerdo a los ‘taliboinas’ con los ‘talibraulios’, el eterno debate de twitter Osasuna.

Tags:

8 comentarios

  1. navarrico3 says:

    No se como se lo critica

  2. Mentiras,es un director deportivo excelente, con los pocos mimbres que tenía mira que equipo más competitivo

  3. Y espero que sé quede muchos años en Osasuna junto a la presidencia y entrenador somos una familia pocos equipos pueden decir lo mismo

  4. José Carlos valenciano como puedes escribir este artículo?? Tú conociste la miseria y el miedo a desaparecer como club?? Sí o no??? Porque lo único que se me ocurre con este artículo es desestabilizar un club y un equipo,la próxima vez escoge mejor tus palabras gracias

    • José Carlos Valenciano Andía says:

      Sólo he querido comentar un debate existente entre algunos aficionados en twitter. Si lees mis opiniones y el artículo creo que está claro que me parece que ha hecho un excelente trabajo, el cual he buscado defender con argumentos.

      No sé donde ves lo que comentas.

  5. navarrico3 says:

    Pero t has leido el articulo David?? Si precisamente halaba al Braulio y deja mal a los q le critican!! Jejej

  6. Gurea Gorri says:

    Pues ya perdonaras JC pero eres demasiado bueno con el. Prefiere fichajes a cantera y te dejas nombres como Gallego, Navas, brandon o coris.

    • José Carlos Valenciano Andía says:

      Perdonado estás, respetamos todas las opiniones y celebramos que haya debate. No he querido personificar en los fichajes que considero que no han podido ser acertados por respeto a los profesionales, pero ya comento que es imposible acertar en todos y que algunos hay claro.

      Gracias, un saludo!

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*