Situación de Rubén García

Rubén García es el hombre de moda en Osasuna, sobre todo después de su doblete ante el Deportivo que sirvió para aumentar la renta con los perseguidores. Pero la gente se pregunta que opciones hay de que el valenciano siga como rojillo.

Los navarros contrataron al centrocampista en unas condiciones bastante inusuales, con varios condicionantes que no terminan de dejar claro al aficionado si pertenece a Osasuna, al Levante, si está cedido o fichado. Su espectacular rendimiento, siendo de los más destacados de la categoría con 7 goles y 9 asistencias, hacen soñar con su continuidad. Sin embargo eso es algo que no depende ni del club ni del jugador. Rubén, de 25 años, llegó en el verano de 2018 sin coste y firmando hasta 2021, con una cláusula de 3,5M€ que doblaría en caso de subir a Primera. No obstante el Levante se guardó la opción de recuperarlo gratis en 2019 y 2020 si es para mantenerlo en su plantilla, teniendo que abonar a Osasuna la mitad de un supuesto traspaso si se diera el caso de que lo recupera pero no lo mantiene en su equipo. El jugador ya firmó el contrato que tendría con el Levante en caso de que lo recuperaran, y Osasuna no puede pagar el 50% de su cláusula para que sea 100% suyo.
Por tanto, las opciones existentes son las siguientes:

  • Verano de 2019:
  • Si el Levante NO recupera al jugador, seguiría en Osasuna y sólo saldría en caso de traspaso o de pago de la cláusula. La mitad del importe del traspaso sería para los granotas.
  • Si el Levante SÍ recupera al jugador, podría mantenerlo en su plantilla sin pagar traspaso. Mientras que en caso de enviarlo a un tercer equipo tendría que abonar a Osasuna la mitad de lo que pagara dicho club por hacerse con él.
  • Verano de 2020 (si hubiera seguido en Osasuna):
  • Si el Levante NO recupera al jugador, seguiría en Osasuna y sólo saldría en caso de traspaso o de pago de la cláusula. La mitad del importe del traspaso sería para los granotas. Misma situación que en 2019.
  • Si el Levante SÍ recupera al jugador, podría mantenerlo en su plantilla sin pagar traspaso. Mientras que en caso de enviarlo a un tercer equipo tendía que pagar a Osasuna la mitad de lo que pagara dicho club por hacerse con él. Misma situación que en 2019.
  • Verano de 2021:
  • Su contrato habría finalizado con Osasuna y podría marcharse libre.

Que se ejecute una opción u otra tendrá mucho que ver con la categoría que tenga cada equipo. Si Osasuna no sube prácticamente se le daría por perdido, pero en caso de ascender las opciones se multiplican, sobre todo si el Levante perdiera la categoría. Siempre existe la opción de que ambos clubes se sentaran a renegociar el traspaso, pero a día de hoy las opciones son las explicadas.

4 comentarios

  1. Navarrico3 says:

    Dudo que siga. A disfrutarle lo q queda.

  2. Aquí es la figura del equipo y en el Levante no le dieron oportunidades. Si se asciende puede quedarse en Pamplona.

  3. Que contratos más extraños hace Osasuna. Podían ser más claros. Así no creo que siga en el club. Una pena.

  4. visto lo visto, pagaremos por la mierda (aridane) y si te descuidas dejaremos irse a los buenos, vaya negocio aridane, madre mía¡¡¡

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*