Un proyecto a corto plazo

Tras el descenso a Segunda y la llegada de Braulio se hizo un proyecto para mandar en Segunda y con la idea de generar un bloque a largo plazo. No se logró el ascenso, y salieron varios jugadores de la plantilla además del entrenador.

Fue entonces cuando comenzó el segundo proyecto de Braulio, que a pesar de sonar a nuevo equipo llama la atención el numeroso grupo de futbolistas que finalizan su contrato a final de temporada. Y es que hasta 10 nombres de la primera plantilla acaban su relación contractual con Osasuna el 30 de junio de 2019. Los dos porteros Rubén Martínez y Juan Pérez acaban contrato, quedando sólo el lesionado Sergio Herrera de cara al año que viene. De esta situación no se salvan ni los capitanes, ya que Miguel Flaño y Oier también tienen firmada únicamente esta campaña. Los laterales Clerc, Lillo y Endika están en la misma situación, aunque éste último tiene dos años opcionales más. Y en la zona de ataque son Olavide, Xisco y Brandon los que también quedarían libres a final de temporada, salvo que haya ascenso que el mallorquín cedido por el Rennais pasaría a ser propiedad del conjunto navarro a cambio de 2M€. Existe además la posibilidad de que Rubén García se pudiera marchar gratis al Levante, que tiene la opción de recuperarlo a final del campeonato.

Por tanto, pese a ser un nuevo proyecto, muchos jugadores disponen sólo de este año con contrato, otro depende del ascenso, y alguno podría salir gratis pese a tener más años firmados. Esta situación podría propiciar otro verano con numerosos cambios de cromos en la plantilla.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*