Se pudo perder y ganar

(Jor.32) Girona 0-0 Osasuna

Osasuna suma fuera de casa ante un rival complicado. Los catalanes tuvieron más llegadas al área, aunque los rojillos dispusieron de dos claras ocasiones en el segundo tiempo.

Martín apostó por variar el equipo, con la principal novedad de Manuel en el pivote y de Buñuel en la banda. El Girona comenzó mandando gracias a la verticalidad de sus carrileros y a la movilidad de sus delanteros. En el minuto 11, Berenguer remató alto desde la frontal del área. El navarro trataba de aprovecharse de la pelea de Urko Vera, aunque como más peligro generó fue con acciones individuales. En el 18, el Girona estuvo a punto de poner el primero en el marcador tras un mal despeje de puños de Nauzet, pero entre Tano y David García sacaron el balón bajo palos. En el rechace Alcaraz remató a puerta encontrándose con una buena parada de Nauzet. Los locales estaban mejor posiciones y dominaban la posesión del partido. En el 24, un córner peinado en el por Mata llegó a Lejeune en el segundo palo que remató fuera. No acabaron ahí los sustos para el conjunto navarro, ya que una acción de Clerc, en la que centró raso al área, acabó con un despeje de Flaño que golpeó en la madera. Osasuna fue a más con el paso de los minutos e incluso pudo aprovechar un error de Becerra con los pies, pero el disparo raso de Torres fue fácil para el portero. En los minutos finales, dos jugadas individuales de Berenguer llevaron mucho peligro, pero no acabaron en remate.

En la segunda mitad los rojillos salieron con mejores sensaciones y tuvieron buenas ocasiones. En el 49, Roberto Torres trató de sorprender con un disparo lejano que atajó Becerra en la línea. Y en el 53, Berenguer ganó la espalda a la defensa y Becerra evitó su gol, llegándole el balón a Urko Vera que disparó a puerta con tan mala suerte de que Lejeune sacó el balón bajo palos. El intercambio de golpes siguió, y el Girona pudo llevarse el partido en tres ocasiones. En el 58, Borja remató fuera tras un barullo en el área. En el 65, Alcalá cabeceó fuera en un córner un balón fácil. Y en el 76, Nauzet despejó el remate de Cristian Herrera tras una dejada de Lekic. Una vez superados esos minutos con llegadas locales, Osasuna tuvo la ocasión más clara del encuentro. En el 86, Roberto Torres se internó sólo en el área tras peinar De las Cuevas un centro largo. El navarro se sitúo delante de Becerra y, con todo a favor, disparó al palo largo golpeando el balón en la base del mismo.

Buen punto teniendo en cuenta el rival y el juego, pero que puede saber a poco teniendo en cuenta el objetivo y que la semana pasada se perdonó en casa. Los rojillos se mantienen en la brecha, aunque el ascenso directo está ya a seis puntos. Es momento de empezar a ganar partidos para tratar de consolidarse en la zona de arriba y, al menos, poder disputar el playoff de ascenso.

Ficha técnica:

GIRONA: Becerra; Lejeune, Alcalá, Mata (Lekic m53), Eloi Amagat (Granell m53), R. Alcaraz, Cristian, Clerc, Kiko Olivas, Javi Álamo, Borja García (Jairo m84)

OSASUNA: Nauzet; Oier, Tano, David García, Miguel Flaño, Buñuel (Javier Flaño m64); Manuel; Roberto Torres, Otegui (De las Cuevas m60), Berenguer (Maikel Mesa m82); Urko Vera.
GOLES: Sin goles.
ARBITRO: Piñeiro Crespo (colegio castellano leonés), amonestó a Lekic, David García, Urko Vera y De las Cuevas.
Partido disputado en Montilivi.
*Foto laliga.es

1 comentario

  1. Que pena la ocasión que falló Torres

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*