Dejan Lekic, ¿Cedido o perdido?

El caso del serbio Leka es uno de los más raros de la historia reciente rojilla. Jornada tras jornada va quedándose fuera de los planes de Mendilíbar y ya se especula con su posible salida en el mercado de invierno. En mi opinión Osasuna no debería aceptar una salida que suponga perder por completo la fuerte inversión que se realizó por él. Su contrato todavía es largo y existen opciones, como la cesión o la paciencia, que de momento serían más coherentes a la de darle la carta de libertad.

Su incorporación llegó tras arrebatárselo al Racing, Osasuna necesitaba un nueve de garantías y estaba dispuesto a dejarse una buena cantidad para conseguirlo. Tras filtrarse el rumor de que un nuevo ‘killer’ estaba a punto de llegar, muchos nombres salieron a la palestra hasta que se confirmo que un desconocido delantero de casi dos metros iba a ser el elegido. Llegó procedente del Estrella Roja por una cifra cercana a los 2,5M€ convirtiéndose así en uno de los fichajes más caros de la historia del club. Los aficionados enseguida empezaron a mezclar sensaciones, por un lado ilusión y por otro dudas, muchas dudas. Estas dudas se agrandaron en cuanto llegó a Pamplona ya que saltaba a la vista que el jugador estaba fuera de forma. Por si esto fuera poco, Camacho no ayudó diciendo que no le conocía ni había pedido su fichaje. Estaba claro que Lekic iba a tener que hacer una buena pretemporada para quitarse semejante losa de encima y de no hacerla, como sucedió, empezar a marcar goles en Liga.

En el inicio del campeonato Pandiani y Aranda estuvieron por delante de él, aunque pronto jugó algún partido como titular. En ellos su rendimiento no fue el esperado y fue desapareciendo del equipo. Con las lesiones de ambos delanteros en el último tercio de la temporada volvió a tener la oportunidad de jugar de inicio, no convenció y fue Sola quien acabó siendo el delantero titular y máximo goleador del equipo. Aun así el serbio tuvo su momento de gloria al marcar el gol de la victoria ante el Sevilla en una emocionante remontada. Este verano la cosa cambió, Lekic estaba más adaptado al país, hablaba mejor el idioma, conocía a sus compañeros y estaba en mejor forma. Fue el máximo goleador durante la pretemporada y estaba en las quinielas para ser uno de los titulares del equipo. Aun así el entrenador sorprendió dejándole fuera de la convocatoria en la primera jornada, algo que sigue haciendo todavía a día de hoy. Esta campaña ha jugado solamente 26 minutos y no parece que vaya a jugar mucho más de aquí a final de Liga. Nino se ha convertido en indiscutible para el técnico, Ibrahima se ha ganado la titularidad y Kike Sola, que ahora tampoco cuenta mucho, sigue estando por delante de él.

Las temporadas son muy largas y nunca se sabe como puede acabar la situación de cada jugador, pero de seguir sin contar, quizá una cesión para que gane ritmo de competición y demuestre su calidad, sea la decisión más lógica.

*Foto de Mikel Saiz

2 comentarios

  1. Se merece jugar un partido de inicio

  2. Pingback: Con el número 9… | ElSadar.com

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*